He logrado grandes cambios en mi Vida desde hace un año y medio atras y aqui comparto parte de lo que me apasiona al extremo! La Libertad! si, la libertad de elegir que hacer como hacerlo y cuando yo lo quiera, y no depender de otro ser humano que delimite le ponga un tope a mis Metas. Creo que hay otros como yo que deseen algo mas de la Vida y que inconformes con su realidad esten dispuestos a explorar nuevas sendas y retomar el control de su Tiempo. www.amigos.my4life.com

Tuesday, February 07, 2006

Cuentos y Reflexiones Escogidos

El monje furioso
Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía miedo.
Así que un monje la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla.
El otro monje estaba furioso. No dijo nada pero hervía por dentro. Eso estaba prohibido. Un monje budista no debía tocar una mujer y este monje no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros.
Recorrieron varias leguas. Cuando llegaron al monasterio, mientras entraban, el monje que estaba enojado se volvió hacia el otro y le dijo:
-Tendré que decírselo al maestro. Tendré que informar acerca de esto. Está prohibido.
-¿De que estás hablando? ¿Qué está prohibido? -le dijo el otro.
-¿Te has olvidado? Llevaste a esta hermosa mujer sobre tus hombros -dijo el que estaba enojado.
El otro monje se rió y luego dijo:
-Sí, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchas leguas atrás. Tú todavía la estás cargando...
FIN
Anónimo chino






Amigos
Dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron.
El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:
"Hoy mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro".
Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:
"Hoy mi mejor amigo me salvó la vida".
Intrigado, el amigo preguntó:
-¿Por qué, después que te lastimé, escribiste en la arena, y ahora escribes en una piedra?
Sonriendo, el otro amigo respondió:
-Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado, cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.
FIN
Anónimo árabe





LOS MILAGROS DEL VIEJO SABIO
Hoy les traigo la bella historia de un hombre que se encontró con un sabio capaz de mostrarle los milagros de Dios. ¿Que harías tú en su lugar?.Los milagros del viejo sabioDespués de buscar por mucho tiempo, una persona que fuera capaz de mostrarle poderosos milagros, por fin le informaron al Terrateniente, de la llegada al pueblo, de un viejo sabio con poderes milagrosos.Salió a su encuentro, en el camino que atraviesa el bosque encontrándolo junto a su joven discípulo.- "Me han dicho en el pueblo que eres una persona muy poderosa y que inclusive puedes hacer milagros", preguntó el Terrateniente al viejo sabio.-"Soy una persona vieja y cansada... ¿Cómo crees que yo podría hacer milagros?!".- "Pero me han dicho que sanas a los enfermos, haces ver a los ciegos y vuelves cuerdos a los locos..... esos milagros solo los puede hacer alguien muy poderoso", insistió el Terrateniente.- "¿Ah, te referías a eso?... Tú lo has dicho -le contestó el sabio- esos milagros sÓlo los puede hacer alguien muy poderoso... no un viejo como yo. Esos milagros los hace Dios, yo solo pido se conceda un favor para el enfermo, o para el ciego, y todo el que tenga la fe suficiente en Dios puede hacer lo mismo".- "Yo quiero tener la misma fe para poder realizar los milagros que tú haces... muéstrame un milagro para poder creer en tu Dios", insistió el Terrateniente.- "¿Esta mañana volvió a salir el sol?", le preguntó el sabio.- ¡"Sí, claro que sí!".- "Pues ahí tienes tu milagro..... el milagro de la luz".- "No, yo quiero ver un verdadero milagro, ¡oculta el sol!, ¡saca agua de una piedra!.... mira, hay un conejo herido junto al camino, tócalo y sana sus heridas", le exhortó el terrateniente.- "¿Quieres un verdadero milagro? No es verdad que tu esposa acaba de dar a luz hace algunos días?".- ¡"Sí! Fue varón y es mi primogénito".- "Ahí tienes el segundo milagro... el milagro de la vida".- "Sabio, tu no me entiendes, quiero ver un verdadero milagro..."- "¿Acaso no estamos en época de cosecha? --añadió el sabio-- No hay trigo y sorgo en tus campos donde hace unos meses solo había tierra?".- "Sí, igual que todos los años".- "Pues ahí tienes el tercer milagro..."- "Creo que no me he explicado. Lo que yo quiero..." (el sabio lo interrumpe):- "Te has explicado bien, yo ya hice todo lo que podía hacer por ti...Si lo que encontraste no es lo que buscabas, lamento desilusionarte, yo he hecho todo lo que podía hacer".Dicho esto, el poderoso terrateniente se retiro muy desilusionado por no haber encontrado lo que buscaba.El sabio y su alumno se quedaron parados en el camino. Cuando el poderoso terrateniente iba muy lejos como para ver lo que pasaba atrás, el sabio se dirigió a la orilla del camino, tomo al conejo, soplo sobre una piedra de la que brotó agua que puso en las heridas del conejo y quedaron curadas; el joven estaba algo desconcertado...- "Maestro te he visto hacer milagros como este casi todos los días, ¿Por qué te negaste a mostrarle uno al caballero?, ¿Por que lo haces ahora que no puede verlo?".- "Lo que él buscaba no era un milagro --respondió el sabio-- sino un espectáculo. Le mostré 3 milagros y no pudo verlos. Para ser rey primero hay que ser príncipe, para ser maestro primero hay que ser alumno... no puedes pedir grandes milagros si no has aprendido a valorar los pequeños milagros que se te muestran día a día. El día en que seas capaz de reconocer a Dios en las pequeñas cosas que ocurren en tu vida, ese día comprenderás que no necesitas mas milagros que los que Dios te da todos los días sin que tu se los hayas pedido".Autor desconocido






La ambision impide compartir
Cierto día, un comerciante muy rico y avaro acudió a un sacerdote viejo y sabio en busca de consejo y enseñanza. Este lo llevó ante una ventana.
-Mira a través de este cristal y dime que ves -le dijo.
-Gente-, contestó el rico. Luego le condujo ante un espejo, y le preguntó.
-¿Qué ves ahora?
-Me veo a mi mismo-, contestó el avaro.
-He ahí hermano-, dijo el viejo sabio, que en la ventana hay un cristal y en el espejo también. Pero el cristal del espejo está cubierto con un poco de plata, y en cuanto hay un poco de plata de por medio dejamos de ver a las personas, no compartimos con ellas y sólo nos vemos a nosotros mismos.
Autor desconocido




Nunca digas...
Nunca digas todo lo que sabes,
nunca hagas todo lo que puedes,
nunca creas todo lo que oyes,
nunca gastes todo lo que tienes,
nunca juzgues todo lo que ves...
Por que quien dice todo lo que sabe,
hace todo lo que puede,
cree todo lo que oye,
gasta todo lo que tiene,
y juzga todo lo que ve...
Un día dirá lo que no conviene,
hará lo que no debe,
creerá lo que no es,
gastará lo que no puede,
y juzgará lo que no es...
(Autor desconocido)

La Vaca
Un maestro samurai paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vió a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita al lugar. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de realizar visitas, conocer personas y las oportunidades de aprendizaje que obtenemos de estas experiencias.
Llegando al lugar constató la pobreza del sitio, los habitantes: una pareja y tres hijos, la casa de madera, vestidos con ropas sucias y rasgadas, sin calzado. Entonces se aproximó al señor, aparentemente el padre de familia y le preguntó:"En este lugar no existen posibilidades de trabajo ni puntos de comercio tampoco, ¿cómo hacen usted y su familia para sobrevivir aquí?"
El señor calmadamente respondió: "amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Una parte del producto la vendemos o lo cambiamos por otros géneros alimenticios en la ciudad vecina y con la otra parte producimos queso, cuajada, etc., para nuestro consumo y así es como vamos sobreviviendo. "El sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, luego se despidió y se fue.En el medio del camino, volteó hacia su fiel discípulo y le ordenó:"Busque la vaquita, llévela al precipicio de allí enfrente y empújela al barranco."
El jóven espantado vió al maestro y le cuestionó sobre el hecho de que la vaquita era el medio de subsistencia de aquella familia. Mas como percibió el silencio absoluto del maestro, fue a cumplir la órden. Así que empujó la vaquita por el precipicio y la vió morir. Aquella escena quedó grabada en la memoria de aquel jóven durante algunos años.
Un bello día el joven agobiado por la culpa resolvió abandonar todo lo que había aprendido y regresar a aquel lugar y contarle todo a la familia, pedir perdón y ayudarlos.Así lo hizo, y a medida que se aproximaba al lugar veía todo muy bonito, con árboles floridos, todo habitado, con carro en el garaje de tremenda casa y algunos niños jugando en el jardín.
El joven se sintió triste y desesperado imaginando que aquella humilde familia tuviese que vender el terreno para sobrevivir, aceleró el paso y llegando allá, fue recibido por un señor muy simpático. El jóven preguntó por la familia que vivía allí hacia unos cuatro años, el señor respondió que seguían viviendo allí.
Espantado el jóven entró corriendo a la casa y confirmó que era la misma familia que visitó hacía algunos años con el maestro. Elogió el lugar y le preguntó al señor (el dueño de la vaquita):"¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida?"
El señor entusiasmado le respondió:"Nosotros teníamos una vaquita que cayó por el precipicio y murió, de ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos, así alcanzamos el éxito que sus ojos vislumbran ahora.
La moraleja samurai nos dice:"Todos nosotros tenemos una vaquita que nos proporciona alguna cosa básica para nuestra sobrevivencia, la cual convive con la rutina y NOS HACE DEPENDIENTES de ella, Y NUESTRO MUNDO SE REDUCE A LO QUE LA VAQUITA NOS BRINDA.Tu sabes cual es tu vaquita y no dudes un segundo en empujarla por el precipicio.
Autor desconocido

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home